Camino a Atacama y Uyuni.

Cuando decidí que me iba a pasar unos días a Chile, tenia dos lugares donde, si o si tenia que ir, y bueno aunque Chile tiene muchísimo por ofrecer, estos dos sitios son con los que tenia, debía y quería comenzar: Valparaíso y Atacama, Así que compre mi vuelo desde Tumbes a Santiago (dato viajero, cuesta  la mitad e inclusive menos de la mitad que tomarlo desde Guayaquil ) y también compre mi vuelo interno de Santiago a Calama, la ciudad con el aeropuerto más cercano a San Pedro de Atacama, ambos boletos los compre en línea, al final del post les dejare los precios de todo.

Luego de un fin de semana increíble en Valparaíso, regrese a dormir a Santiago en casa de Eunice, una amiga de toda la vida, donde deje mi mochila grande, arme mi mochila de mano para la semana que estaría entre Atacama y Potosí; la idea inicial era solo Uyuni y luego recorrer todo lo que podía del lado Chileno pero como les dije en el post anterior, de este viaje no tenia nada planeado y quería que todo vaya fluyendo; bueno en Santiago luego de armar mi mochila y dejar lista la ropa con la que saldría de viaje, me quedé conversando hasta las dos de la mañana con mi amiga y sus amigos, que en parte son esos momentos que te hacen sentir menos de paso, luego de las risas y los momentos tan entretenidos, nos fuimos a descansar, al día siguiente ellos se irían a sus trabajos y yo empezaría esta parte del viaje que tanta ilusión me hacia, me fue a ver un uber para llevarme hasta el aeropuerto, el cual para mi suerte era un chico que había estudiado turismo y trabajado hace un tiempo en San Pedro y había recorrido casi todo Chile y Bolivia, por lo que me dio una serie de recomendaciones para mi viaje, uno de esos momentos en el que sientes que  todo en este mundo esta conectado, me baje del uber y camine a hacer mi check in  e ingresar para tomar mi vuelo, mientras caminaba me encontré con mi amiga Ericka, con la cual compartiría esta semana de viaje, nos saludamos e ingresamos para tomar el vuelo, mi vuelo salio primero, y que suerte tener el cielo tan despejado para ver los andes, los desiertos y la cordillera de sal, en serio único; debo confesar que durante este viaje desde que salí de Ecuador y hasta que volví, tome 7 vuelos y en todos el aterrizaje fue feo pero bueno, es parte del viaje jajaja, al aterrizar en Calama el viento era tan fuerte que el avión no podía aterrizar por lo que estuvimos varios minutos en el aire hasta que se pudo aterrizar, espere a que el vuelo de Ericka llegara y  así tomamos nuestro taxi a Calama a un hostal donde nos habían recomendado para salir de madrugada hacia Uyuni. , salimos a las 5 de la mañana de Calama- Chile hacia Uyuni- Bolivia fueron ocho horas de paisajes increíblemente mágicos, muy de Andes, esos que te dejan sin palabras y te llenan de suspiros, al llegar el autobús a la ciudad de Uyuni, ni bien bajas del autobús, muchas personas  ofrecen los paquetes turísticos al salar de Uyuni, hay de un día y de tres días; Ambas soñaron con el efecto reflejo que se ven en muchas fotos el cual por desgracia no se pudo porque solo pasa en época de lluvia, según el mes ideal es febrero y solo es posible hacer el recorrido de un día (Dato viajero), terminamos escogiendo el tour de tres días donde íbamos a vivir el salar de Uyuni, el cementerio de trenes, comer en el desierto, comer en una construcción de sal, dormir en un hotel de sal, estar en una isla con cactus gigantes en medio del salar (de los paisajes mas surrealistas que podrás contemplar en tu vida), las lagunas altiplánicas, el árbol de piedra, el desierto de Dalí, flamencos y geisers, eso sin contar el increíble cielo que tiene el día y en la noche, Lo maravilloso que es la luna y las estrellas de este lado del mundo y lo increíble que es cada amanecer y cada anochecer.

costos del viaje:

Boleto de avión de Tumbes a Santiago (ida y vuelta): $ 325 dolares

Boleto de avión de Santiago a Calama (ida y vuelta): $ 246 dolares

hostal en Calama: $ 15 dolares, 10.000 pesos chilenos 

tour de tres días en Bolivia: $ 144 dolares, 1000 bolivianos

 

 

Anuncios

Guayaquil, una despedida lenta.

Alguna vez te ha pasado que te has quedado mirando una pared en blanco, la pregunta es ¿qué ves? ¿que es lo que en verdad ves?, en la pared no hay nada, entonces, te ves a ti, estas mirando tu interior, por eso decidiste ver la nada para poder concentrar en el todo, en todo lo que hay dentro de ti; fue ahí donde entendí que veía la ciudad con otros ojos, porque había empezado a despedirme, y a veces en las despedidas volvemos todo mas bello, como quien sabe que no volverá en mucho tiempo y reconoces lo que el lugar ha hecho en ti y también te das cuenta que puede que luego de aceptar que ya no perteneces ahí, miras la ciudad diferente, como lo hace alguien que va de paso, con ganas de querer recordar y guardar en alguna parte de tus memorias cada rinconcito de ese lugar, al final del viaje interno solo aceptas muchas cosas de ti y de la ciudad, esa ciudad que fue tuya y que de alguna manera sigue siéndolo aunque tu ya no seas de ella o al menos no del todo, y agradeces por todo lo bueno y lo malo, por todo lo aprendido, y sigues tu camino, te despides como se hace de un amor, lento, sin prisa, solo sabiendo que la despedida esta cerca e incluso mas cerca de lo creías antes, así que por ahora compartiré con ustedes esta lenta despedida, llenándolos de pequeñas historias y leyendas, o simples momentos cotidianos de este puerto magnifico donde crecí y a donde siempre querré volver para ver otro maravilloso atardecer y el reflejo de los colores del cielo en sus aguas, haciéndonos creer de nuevo en la magia.

El peligro de no salir de tu Ciudad.

Hoy pensaba publicar otra cosa muy diferente a esto, pero ayer de noche vinieron a cenar a casa dos amigos de mis padres, y uno de los temas principales fue sobre una chica que falleció hace pocos días en Perú mientras viajaba sola, la verdad comprendo totalmente la preocupación que puede generar el que uno viaje solo a sus familiares y sus amigos, lo que si me disgusta es la forma en como lo dicen, y al final del día estos comentarios terminan generando mas preocupación a nuestros familiares ante un futuro muy incierto.

Este de seguro es uno de los post más sinceros que he de escribir. En mi ciudad he vivido más peligro que en todos mis viajes juntos, me han robado, me han perseguido, sufrí de acoso sexual, me tocaron y gracias a Dios no me violaron, he tenido también que soportar el acoso en las calles que te digan una y mil cosas solo por el hecho de ser mujer, como la gran mayoría de las chicas que viven aquí, son cosas que normalmente no me atrevería a contar; me gustaría decir que en mi ciudad no pasa esto, que en mi país todo está bien, que esas cosas no pasan, pero sí, si pasan y es un secreto a voces, que la mayoría de las mujeres no hablamos; al mismo tiempo tengo que decir que muchas veces todo esto nos pasa por estar en nuestra zona de confort, cuando nos sentimos seguras, porque seamos sinceras, nuestra ciudad es nuestro entorno más próximo, es donde bajamos la guardia y entonces es cuando estamos ante el mayor peligro, ese monstruo de sociedad enferma que nos rodea, y obvio no todos son así, pero es algo que está a pocos pasos de nosotros y muchas veces puede esta mas cerca de lo que imaginas; hasta el momento solo puedo decir que he tenido dos experiencias poco agradables en  mis viajes, en Cusco me hurtaron una bufanda y en Valparaiso me quisieron hurtar cosas de mi cartera lo cual no fue posible porque me di cuenta, pero esto que les digo terminan siendo cosas muy comunes en las ciudades donde siempre habrán uno que otro carterista, ya quisiera yo que ese sea el máximo peligro que le toque vivir a una chica en mi o en su ciudad.

Cuando viajamos salimos de nuestra zona de confort, somos más conscientes de que el mundo no es bueno, pero tampoco es del todo malo, nos abrimos a nuevas culturas, nuevas creencias; si, salir de viaje te expone a peligros tanto como quedarte en tu ciudad, tanto como quedarte en tu país, la única diferencia es que en el viaje no estas en tu zona de confort, porque todo es nuevo y tienes que estar alerta, pero no ese tipo de alerta que te mantiene bajo constante estrés, sintiendo que no puedes vivir en medio de tanta inseguridad; si no ese tipo de alerta que se tiene ante lo desconocido, pero es normal, eso pasa cada vez que tienes nueva información, te fijas en todo, receptas todo, te atreves a cosas que normalmente no harías, porque es parte de salir de tu zona de confort, te vuelves mas fuerte, mas audaz, aprendes y ves otra realidad y eso te transforma, te empodera, te hace dar cuenta que hay mil formas de hacer las cosas; salir de tu zona de confort termina siendo una experiencia que siempre te hará crecer,  al final solo tienes que saber que: EL VERDADERO PELIGRO ES QUEDARTE EN TU ZONA DE CONFORT.

NO TENGAS MIEDO DE VIAJAR, TEN MIEDO DE QUEDARTE EN TODO ESO QUE TE HACE ESTAR EN TU ZONA DE CONFORT, TEN MIEDO DE TENER SOLO UNA FORMA DE VER LA VIDA, UN SOLO PUNTO DE VISTA, TEN MIEDO DE LLENARTE DE PREJUICIOS QUE VIENEN DE TU ENTORNO MAS PRÓXIMO ANTE AQUELLO QUE DESCONOCEN, Mi deseo para ti es que viajes más, sola o acompañada y que tomes los riesgos que debas tomar para ser feliz, que no dejes de aprender tanto en tu país como fuera de el. 

La zona de confort es donde esta el verdadero peligro y viajar es una forma de combatirlo.

El viaje 2017

 

Meses antes de hacer este viaje tenía todo planeado para otro destino hasta que un día amanecí con ganas de no ir al país que tenía planeado,  y para mi sorpresa las otras dos semanas todo en mi camino desde la publicidad hasta conversaciones sobre Chile, así que amanecí un día decisivo a ir a Chile, eran meses complicados para mí, no tenía mucho tiempo para planear el viaje, así que lo único que hice fue definir fechas, comprar pasajes y definir qué ciudad estaría, el resto pues nada, no investigue absolutamente nada y Lo único que quería era la vida y el viaje fluyeran como tenía que fluir, buscaba relajarme y volvía a hacer lo que en realidad era hacer, aprender, conocer, sorprenderme, hacer un viaje no solo exterior si no también interior y es bueno saber que soy lo conseguí, para este viaje me recibí un tip viajero, salir de Tumbes – Perú (ciudad fronteriza con Ecuador) era más barato que salir de Guayaquil y la verdad que estamos solo a 4 ho ¿Por qué no, compre los vuelos en línea, desde Tumbes a Santiago y un vuelo interno desde Santiago a Calama (Atacama), llegue a Santiago en la madrugada, casi cinco de la mañana y tome un autobús directo a Valparaíso que sea donde había decidido pasar los primeros días de mi viaje ya había coordinado con un amigo viajero y bueno más bien el coordinador todo esa parte del viaje yo solo le dije que iba a ser y confiaba en que me iba a gustar todo lo que el programara y pues Así es como el momento en que pasaré 3 días en esa hermosa ciudad, volví dos días o bien, un día y medio antes de regresar a Ecuador, sabía que no podía irme de Chile sin volver a ver un atardecer en Valpo (magia pura). Luego de la primera semana de la semana en Valpo de noche viaje a dormir en Santiago ya que al día tienes mi vuelo para Calama para iniciar la parte más aventurera de este viaje, Desierto de Atacama (Chile) y Uyuni (Bolivia) que no solo termino siendo Uyuni si no toda la reserva Edu ardo Avaroa, para resumir todos los paisajes de Chile y Bolivia que vitan la lengua sin palabras, hay lugares tan surrealistas que terminan creyendo que la vida es soñar despiertos.

PD: los espero en el proximo post.

cofcof

cof